lunes, 10 de julio de 2017

EN MI PAÍS LOS SUPERHÉROES SI EXISTEN…Receta de tabule

Tabule. Corría el último día del mes de junio de un año sumamente duro en la historia de mi Patria. Ese día corrían lágrimas de diferente naturaleza por mis mejillas: de dolor por ver lo que pasaba a mi alrededor y de orgullo de ver que una semilla que ví crecer dentro de mí estaba dando un paso muy grande en su crecimiento, ese día se graduó mi hijo mayor; mi primogénito, el niño experimento, porque con él me inicié en las lides de ser mamá.

Por estos días el ánimo no está para celebraciones de muy buen agrado, hay vidas que se han ido sin haber vivido suficiente, prisiones injustas, familias separadas y deshechas se pueden ver por cantidades. Pero las palabras de mi madre y de todos mis viejos me recordaban:


_ Aun así, debes celebrar la vida!



En 24 horas debía resolver las cosas típicas de las graduaciones, realmente, agradecí la conciencia de todos en casa de: se resuelve con lo que hay. No hay otra forma.

Salí a comprar algunos ingredientes para unos canapés después del acto y el lugar común de todos los establecimientos fue: No hay. Sin embargo, como una luz que se asoma de algún lado de mi historia, comencé a percibir sabores y olores del mediterráneo…Tabule, crema de berenjenas, crema de garbanzo, pan árabe…y a la cuenta de tres, todo lo tenía en mis manos.

Si alguien me pregunta, le diría que mis ancestros conocieron de la comida libanesa y siria, y por supuesto me estaban guiando.

Nos levantamos en casa muy temprano a prepararlo todo para ir al acto académico y desde las 5:00 am comenzaron los traspiés: nos quedamos sin energía eléctrica, sin agua corriente y en ese plan estuvimos laaargo rato. Una vez listos salimos a la Universidad, ahora sí, ya estábamos listos para la emoción.

No puedo describir con palabras la sorpresa de la entrada de los graduandos al recinto, entre ellos, muy alto y con su bandera sobre la toga, él, mi hijo. Orgullosos, también sus compañeros, de otras carreras incluso, portaban su bandera, la bandera de Venezuela prendida de sus togas. Ese traje negro que visten aquellos que han tenido la dicha de acceder a los estudios. Herramienta maravillosa que vence la sombra del “no saber”.    

Emotivo acto y sabias palabras en los discursos. Uno de ellos, para ser buen profesional hay que practicar el bien vivir para tener un buen vivir…se los dejo a reflexión!

Pero el más emotivo discurso lo dió mi semilla convertida en árbol. Título en mano, lo alzó y se volteó a sus compañeros diciendo:

- “Esto (el título), pesa más que una constituyente o cualquier lacrimógena. Que este gobierno no nos mate las ganas de estudiar”  

Adolfo, mi semilla hecha árbol
Guao! en él ví a miles de jóvenes de este país librando protestas pacíficas con la mejor de las armas, el pensamiento, un lápiz y los cuadernos. La forma más efectiva de salir de las sombras opresivas de la tiranía de cualquier gobierno.

Ese día entendí que yo de pequeña, junto con los de mi generación admiramos a superman, la mujer maravilla, el hombre araña, capitán América. Nos desvivíamos por usar sus disfraces. Hoy, Venezuela tiene sus propios superhéroes, visten de franela y se cubren con su bandera.

En mi traje heredado de mujer maravilla
Quizás en esta celebración, también quisieron estar los jóvenes sirios que libran sus propias batallas que no son fáciles. Quizás era hora de que yo también los recordase y elevara una plegaria por ellos, para que más pronto que tarde, cambien bombas por cuadernos y trajes de guerra por toga y birrete.

En honor a todo este caleidoscopio de emociones, en honor a mis superhéroes de franela, comparto contigo esta receta de Tabule.


RECETA DE TABULE
Receta tomada de http://www.paulinacocina.net


imagen tomada de www.paulinacocina.net

Ingredientes

1/2 taza de trigo burgol

3 tomates

1 pepino

1 cebolla pequeña o 1/2 grande

1 manojo grande de perejil (1 taza aprox.)

1 manojo más pequeño de menta (más o menos 1/4 de lo que pusimos de perejil)

Sal, limón y aceite de oliva


Procedimiento

1. Lo primero es remojar el trigo burgol: cubrir apenas con agua caliente y dejar una 1/2 hora. Si hay exceso de agua, retirarla, tiene que quedar lo más seco posible.

2. Cortar el pepino, la cebolla y los tomates, en cuadraditos muy pequeños, pero puede ser de otra manera.

3. Picar el perejil y la menta de forma grosera, no demasiado pequeño.


4. Mezclar todo bien mezcladito y condimentar con sal, bastante jugo de limón y aceite de oliva.

5 comentarios:

  1. Mis felicitaciones por este logro...
    TE cuento q estoy viviendo fuera de venezuela, y siempre q llega la notificacuon de tus recetas, busco compañia para leerlo en voz alta, en esta oportunidad venezolanos me acompñaron y vi como otros compatriotas se limpiaban sus rostros al verse reflejados en el relato... un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gioan me siento muy feliz por ti! Espero que estos que tienes por delante sean de dicha absoluta y de libertad plena. gracias por guardarme en un pedacito de tu memoria y de tu corazón. Dios permita que pronto nos encontremos en una bella Venezuela libre, amorosa, prospera y segura, que nos permita reunirnos en medanito y reeditar el teleferico con carreras de saco incluidas. Un gran abrazo!

      Eliminar
  2. Mis felicitaciones por este logro...
    TE cuento q estoy viviendo fuera de venezuela, y siempre q llega la notificacuon de tus recetas, busco compañia para leerlo en voz alta, en esta oportunidad venezolanos me acompñaron y vi como otros compatriotas se limpiaban sus rostros al verse reflejados en el relato... un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Felicidades prima por el logro del primogenito.... que viva una Venezuela libre, Dios mediante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Améeeeen primo bello, que celebremos en una Venezuela libre!

      Eliminar