sábado, 9 de enero de 2016

CAFÉ CON LECHE CON OLOR A FAMILIA…Sofrito de chorizo para acompañar arepas.

Una de las imágenes que nunca podré olvidar, es la habitación de mi prima entre penumbras en la madrugada de cualquier días en cualquier agosto, oyendo los carros transitar a lo lejos por la autopista y los sonidos propios de quien se levanta temprano a organizar su casa para que antes del trabajo en la calle, todo quedase en su santo lugar.



Cuatro de la mañana y el sonido típico de lavandería, el agradable olor a bebé del detergente usado para ello, y mi mente echando a volar con sueños infinitos. De pronto, como quien envía un cable a tierra,

domingo, 3 de enero de 2016

PARÁTE ÁaaHI…Vuelve a la vida

Cuando se vive en el interior y se tiene tíos viajeros se vive en la gloria porque sabes que cuando es tiempo de vacaciones, con cualquiera puedes salir a disfrutar de la geografía nacional. 

Mi familia en particular se radicó en el centro de Venezuela, y para mí eso siempre significó una bendición. Cuando había cualquier temporada de vacaciones, que con un clima tropical como el nuestro abunda, lo difícil es decidir qué clima quiere disfrutar: calorcito de costa y llano o frío rico de montaña. Aunque habito muy cerca del frío, siempre he preferido el viento salado y el calor de la costa.

En muchas ocasiones viajábamos mi hermana y yo con mis tías y mis primos mayores a Boca de Uchire Estado Anzoátegui. Eran viajes maravillosos acompañados de la letra de Yordano con "Manantial de Corazón" y "No queda nada". Que tiempos!!! 

Después de limpiar la casa y ordenar las cosas, solo quedaba ponerse el traje de baño y disfrutar. La playa quedaba como a cuadra y media de la casa, y para ese tiempo era una distancia normal para jugar sin problemas.

A ORILLAS DEL MATIYURE…Pavón horneado

Y después de las fiestas decembrinas siempre venía un carnaval cerquita. En una de esas correrías por los llanos de mi tierra recuerdo mucho un paseo a “La Peñera”, el fundo de la familia de Amantina, parentela de nuestra casa.

Salimos de San Fernando vía Guasimal con la mejor intención de seguir la parranda interrumpida por los días de enero, y cuando llegamos al pueblo había que pasar el río por  una zona que en verano era de poca profundidad, pero no sabíamos exactamente su ubicación.

Rio Matiyure. Guasimal Estado Apure
Estando en pleno dilema apareció de baquiano un señor que llamaban “el mocho” Rosales. Una característica típica del llanero, que algunas veces resulta ser muy dura como decía mi mamá, es asignarles sobrenombres o apodos a las personas por alguna característica física preponderante; en nuestro caso, el señor Rosales tenía un brazo más corto que el otro.