martes, 19 de julio de 2016

Picante, ácido y agridulce tiempo de nuevos sabores…Roast beef



Hoy el sabor fue nacido del recuerdo, hoy la música me hizo viajar en el tiempo y trajo a mi paladar sabores de mi juventud,  hoy cociné un Roast beef a mi estilo!

Después de haber estrenado los tacones en el Teresa Carreño, quedó formalmente inaugurada la época de juventud, de fiestas con primas y primos, de acompañar a mis mayores a otro tipo de eventos porque ya estaba “grandecita”.

Ya los canapés de las fiestas no eran sólo caramelos y confites, se fueron incorporando a mis nuevos “sabores amigos” los ácidos, los picantes y los agridulces. Podía encontrarme super a gusto con un tequeño o con un entremés de roast beef.


La Caracas de mi niñez y la de mi adolescencia, esa ciudad maravillosa de luces, sonidos, sabores y olores  era vibrante en buen forma. Sucedió que en alguno de los viajes, estando en casa de una de mis tías, me invitó mi prima a salir con algunos de sus compañeros de la universidad. Fuimos a un disco llamada Palladium. Buena o mala? No lo sé! Lo que sí sé es que el arreglo fue rápido: tacones de mi tía, vestido de mi prima y listo, me sentí cenicienta convertida en princesa!

-Vienes temprano y con mucho fundamento!-  palabras propias
 de mi mami.

Recuerdo ir en el carro por una autopista iluminada observando el movimiento de la noche y escuchando a Jon Secada con “Otro día más sin verte”

Vista nocturna de Autopista Prados del Este.
Imagen tomada de wikipedia.org 

Evocando este recuerdo y escuchando muchos años después la misma hermosa canción, decidí hacer un Roast beef a mi estilo:


Roast beef...

imagen tomada de http://www.unitedmeatanddeli.com/


Ingredientes:

1 kg de muchacho de res
1 cebolla grande
3 dientes de ajo
1 cucharadas de orégano
2 cucharadas de ají dulce deshidratado molido (puede ser sustituido por pimienta)
1 cucharadita de guayabita
 Sal al gusto
¼ de taza de salsa worcestershire


Preparación

En un procesador de alimentos o una licuadora colocar la cebolla cortada en trozos grandes junto con los tres dientes de ajo, una cucharada de salsa worcestershire y procesar.

El un refractario colocar la pieza de carne y cubrir en todas sus partes con la mezcla de cebolla, ajo, el resto de la salsa y la sal.

En un mortero machacar la guayabita, el orégano y las hojuelas de ají dulce deshidratado hasta lograr que se mezclen lo mejor posible.

Hojuelas de ají dulce

Orégano seco y guayabita

En una bandeja, extender la mezcla de especias y dejar rodar el muchacho por ella a manera de que quede completamente cubierto por la misma.

Marinar por tres horas.

Precalentar el horno a 260 °C.

Cuando se haya cumplido el tiempo de maceración, introducir el muchacho en un roster de cocina con las ventanillas tapadas. Yo lo horneo 7 minutos por cada kg de carne. Se apaga el horno y se deja el roster dentro del horno sin abrir 40 minutos por cada kg.    


Pasado el tiempo con el horno apagado, sacar la pieza de carne del roster y colocándola en una bandeja limpia introducirlo al refrigerador por dos horas.

Una vez frío, rebanar y servir en sándwiches, con ensaladas o con la guarnición de tu preferencia. Buen provecho! 
  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario