domingo, 24 de julio de 2016

NOCHE DE AMOR EN LOS ESTEROS DE CAMAGUAN...Receta Quesadillas

Para esta tierra mágica que es Venezuela, cada asueto es una bendición. Las familias salen, se reúnen, se multiplican y se reencuentran con su esencia, con sus raíces. Descubren nuevos rumbos y sacian sus anhelos de aventura. Una de esas aventuras me recuerda las Quesadillas de Corozopando.

En mi familia tenemos la bendición de contar entre nosotros, con un rincón bien amado del llano guariqueño que lleva por nombre “Medanito”. Muchas de las horas más felices de mi niñez, adolescencia y juventud los he pasado ahí. Aun cuando hoy día vamos y muchas veces es menos lo que dormimos que lo que sí, uno se recarga de la buena energía que emana de los esteros, del llano infinito, del sol radiante de cada día y de los aguaceros que caen repentinos y de inmediato se van.



  
Las noches estrelladas más hermosas las hemos contemplado en ese lugar. A la luz de la luna, arrullados por los sonidos del campo. Con una briza fresca que más que refrescar el cuerpo alienta el alma. Hoy, escribiendo estas líneas, siento profundo agradecimiento por haber estado ahí.

Despidiendo la tarde con el sol de los venaos!
Pero más allá de la inspiración, este momento viene a mi memoria las horas interminables de juegos y bromas entre amigos y familia. Una de las miles de anécdotas que recuerdo como si fuera ayer, es que en el caney del Hato, entre chinchorro y chinchorro, los mayores improvisaron la magna obra de la ingeniería del ocio: un “teleférico” que recorría todo el largo del sitio para poder compartir bebidas sin abandonar la comodidad de su descanso. La cabuya apareció de la nada y el funicular para los vasos eran las latas grandes de aceite de CORPOVEN, muy bien lavadas ellas para tal fin. Tío Pedro, Alfonso, José, Vicentico, Leonardo, Stanley, Joseito, Chucho Gutiérrez, mi papá, y la gran cantidad de amigos que cada Carnavales o Semana Santa nos acompañaban gozaban un montón. Nosotros, Alfoncito, Nelsito, Geoanley, Leito, Roselyn y sus hermanas, Pérez, Disneyber, Marquitos, Sara, Carmen y yo,  pandilla inseparable, también.

Un poco de ingeniería en pro del ocio...

El caney y sus chinchorros
Mi tía Negra, experta en organización planificaba y planifica la comida de cada día, y con ayuda de todas las maravillosas mujeres, mi mamá, Nelly, Zobeida hacían de la estancia un suculento momento para vivir y recordar.


Tia Negra supervisando que todo quede rico


Organizábamos elecciones de reina y rey, noche de disfraces, carreras de saco, concursos de baile, carreras de caballo, jornadas de galapagueo, y al final, un concurso de recolección de desechos para que el espacio al que llegamos, quedase tan hermoso como cuando arribamos a él.



Medanito está a pocos minutos de Corozopando, un sitio sencillo del que se conocen unas riquísimas tortas que llamamos Quesadillas, famosas hoy por todo el territorio nacional. En honor a los ricos momentos vividos en Medanito y a las manos prodigiosas de quienes preparan las ricas Quesadillas, hoy comparto su receta con Ustedes. Buen provecho! 

QUESADILLAS 

Imagen de: saboresvenezolanos.blogspot.com

INGREDIENTES:

Masa:
½ papelón.
1 kg de harina de trigo.
4 Huevos.
2 cdtas. De polvo de hornear.
1 cdta. De esencia de vainilla.
2 tzas. De agua.
1 cdta. De canela en polvo.

Relleno:
1 lata de leche condensada.
¼ kg de queso llanero duro.
1 cda. De mantequilla.


PREPARACIÓN:

-         Coloca en el fuego el papelón con el agua hasta que espese.

-          Retira del fuego y déjalo enfriar.

-          Añádele canela y la esencia de vainilla.

-          Une la harina con el polvo de hornear.

-          Añade lentamente al melado de papelón el huevo y la harina alternadamente.

-          Cuando la masa tenga consistencia colócala en una tabla o superficie plana.

-          Extiéndela con un rodillo hasta que tenga un espesor de ½ centímetro.

-          Con el borde de un vaso corta circulitos de masa.

-          Espolvoreándote los dedos con harina dale forma de faralado a las orillas.

-          Coloca en un molde enmantequillado las quesadillas separadas y resérvalas.

-          Ralla el queso, añádele la leche condensada y la mantequilla.

-          Con esta mezcla rellena las quesadillas que tienes en el molde.

-          Introdúcelas en el horno a 330°F durante 10 minutos.

3 comentarios:

  1. Los recuerdos vinieron a mí como una película, vi las noches estrelladas, la luz de la luna llena, la enorme mata de mango y esos momentos q jamás se borraran de mi mente... Las lágrimas se apoderaron de mi...

    ResponderEliminar
  2. Los recuerdos vinieron a mí como una película, vi las noches estrelladas, la luz de la luna llena, la enorme mata de mango y esos momentos q jamás se borraran de mi mente... Las lágrimas se apoderaron de mi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por haber compartido conmigo parte de esta historia. Recordando esos momentos seguimos estando juntas. Un abrazo!

      Eliminar