domingo, 3 de enero de 2016

PARÁTE ÁaaHI…Vuelve a la vida

Cuando se vive en el interior y se tiene tíos viajeros se vive en la gloria porque sabes que cuando es tiempo de vacaciones, con cualquiera puedes salir a disfrutar de la geografía nacional. 

Mi familia en particular se radicó en el centro de Venezuela, y para mí eso siempre significó una bendición. Cuando había cualquier temporada de vacaciones, que con un clima tropical como el nuestro abunda, lo difícil es decidir qué clima quiere disfrutar: calorcito de costa y llano o frío rico de montaña. Aunque habito muy cerca del frío, siempre he preferido el viento salado y el calor de la costa.

En muchas ocasiones viajábamos mi hermana y yo con mis tías y mis primos mayores a Boca de Uchire Estado Anzoátegui. Eran viajes maravillosos acompañados de la letra de Yordano con "Manantial de Corazón" y "No queda nada". Que tiempos!!! 

Después de limpiar la casa y ordenar las cosas, solo quedaba ponerse el traje de baño y disfrutar. La playa quedaba como a cuadra y media de la casa, y para ese tiempo era una distancia normal para jugar sin problemas.

Recogíamos cada día un balde lleno de conchitas de chipi chipi, hacíamos castillos en la playa y enterrábamos a cualquier victima en la arena. A mis tías les encantaba andar con un muchachero encima y ellas mismas jugaban con nosotras con lo que  gozábamos un puyero.




De día podíamos disfrutar solas en la playa, como siempre fuimos las menores no faltaba quien nos cuidara, y de noche, siendo tan sano como era la población, podíamos hacer fogatas a la orilla de la playa y bailar en ella. Dios que rico! Aún puedo cerrar los ojos y oír como se mesen las olas del mar y respirar ese grato olor de la costa venezolana. Creo que eso no tiene comparación.




Había en el pueblo una señora que se llamaba Alicia, y cada vez que veía que los carros de mis tías pasaban al llegar al pueblo, les gritaba desde lejos:

- Paráte áhi!

La recuerdo con una bolsa o con una bandeja, y les mentiría si les digo que era lo que vendía, pero para mí siempre que recuerdo los viajes a Boca de Uchire, mi primer referente es ese genuino grito.

Terminaban nuestros viajes con un montón de conchitas marinas en la maleta, que mi mamá nos permitía conservar hasta el próximo viaje a la playa.

En honor a ese mar maravilloso con el que Dios nos bendijo, a Alicia mi bien recordada Alicia,  y a esa gente linda de la costa que día a día se levanta temprano a pescar para el país y para su familia, les comparto la receta de este punto de coincidencia de la costa venezolana, el famoso Vuelve a la Vida. Buen provecho!


VUELVE A LA VIDA
Receta tomada de http://cocinayvino.net




Su nombre no necesita explicación alguna. El 'Vuelve a la vida' es el cocktail de marisco más popular en la zona costera de Venezuela. Suele comerse después de una resaca, para animar el cuerpo. Además, se le considera un afrodisíaco. En casa, puedes adecuar la receta dependiendo del marisco que te guste. Anímate, hazla.

Ingredientes:
100 gramos de calamares
100gramos de mejillones
100 gramos de pulpo
100 gramos de camarones
100 gramos de pepitonas (lata)
50 gramos de ostras
100 gramos de pimentón rojo
100 gramos de cebolla morada
50 mililitros de zumo de limón
300 mililitros de vinagre blanco

Preparación:
Después de lavar todos los ingredientes, coloca los mejillones, el pulpo, y los calamares en una olla con agua y sal. Hierve durante 20 minutos. En otra olla, cocina los camarones en agua hirviendo con sal hasta que tomen color y pélalos.

Coloca todos los ingredientes cocidos en un frasco de vidrio con tapa, agrega el pimentón picado, las pepitonas, las ostras, la cebolla morada picada, el zumo de limón y el vinagre blanco. Refrigéralo por dos días y sírvelo con galletas.

Tip: Al momento de comer se le agrega, salsa kétchup, inglesa o tabasco y cilantro.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario