sábado, 9 de enero de 2016

CAFÉ CON LECHE CON OLOR A FAMILIA…Sofrito de chorizo para acompañar arepas.

Una de las imágenes que nunca podré olvidar, es la habitación de mi prima entre penumbras en la madrugada de cualquier días en cualquier agosto, oyendo los carros transitar a lo lejos por la autopista y los sonidos propios de quien se levanta temprano a organizar su casa para que antes del trabajo en la calle, todo quedase en su santo lugar.



Cuatro de la mañana y el sonido típico de lavandería, el agradable olor a bebé del detergente usado para ello, y mi mente echando a volar con sueños infinitos. De pronto, como quien envía un cable a tierra,
ese olor! Una mezcla de arepa recién montada, un exquisito aroma a sofrito y de fondo el café…guao que delicia. Si se pudieran transmitir olores de una mente a otra, ustedes también amarían perdidamente a mi tía Aura.


Ella elegante como una palmera y de risa fresca como la brisa del mar. Siempre activa, uf más de lo que cualquier ser con mis revoluciones puede soportar. Su jornada empezaba muy temprano en la mañana, antes de que cualquiera de nosotras fuese capaz de abandonar el capullo de las cobijas. Sus blancos eran y son “blancolimpio insuperable” y su jornada de lavado dejaba como resultado familia consentida en el vestir.

Pero lo más rico de las mañanas era percibir el aroma que antecedía al desayuno. Un café con leche superespecial! Que tenía? No lo sé! Tal vez el amor, quizás! Cremosito ni muy blanco ni muy fuerte, con una espuma espectacular. Y en la mesa, el colorido de gloria de un riquísimo guiso de chorizo que “le picaba el ojo”  a unas arepas doraditas con quesito blanco rayado traído del mismo llano. 


Delicia total. Si alguien necesita más para ser feliz, es gula! No sé cómo hacía, pero el desayuno a la hora y puntualmente bella antes de las ocho para salir a trabajar.

En la tarde llegaba tan rápido como correcaminos, para después de nosotras tener un día de juegos especial, llevarnos a pasear por la gran capital.

Gracias a la cercanía al centro, el transporte público era nuestra nave, los enormes y queridos autobuses de San Ruperto siempre estarán en mi memoria. Perdonen si no les doy la ruta, pero aún hoy no soy muy baquiana en la “selva de concreto”.
Imagen tomada de cuandoerachamo.com

Mientras todos se quejaban del tráfico, yo amaba ver los grandes edificios y la   multitud de gente variopinta que transitaba las calles en aquella ciudad hermosa y amigable que no dejaba de despertar mi eterna curiosidad. Sabana Grande, Chacaito, el trayecto en general, significaban paseos de largo rato recorriendo tiendas, observando Hare Krishnas, rastafaris y muchas otras tendencias extrañas que hoy no logro recordar.

Imagen tomada de cuandoerachamo.com

Niños jugando con frasquitos de pompas de jabón y ancianos jugando ajedrez en algunos cafés a lo largo de mi paseo.

-Camina Rápido! Era la frase común del cuento. Cómo competir con el kilómetro de piernas de mis primas y mi tía, desde mi metro y medio de estatura?Toda una proeza!

En honor a esa Caracas maravillosa, a esa tía incansable cuyo mejor consejo es: “Hay que montarse en el bus hasta que se pueda!“ en honor a nuestra tierra de mezcla indígena, africana y europea, comparto con Ustedes este rico guiso de chorizo para que al despertar aspiren un poco de nuestra internacionalidad!

SOFRITO DE CHORIZO PARA ACOMPAÑAR CON AREPAS


Ingredientes:

2 Chorizos tipo español o el chorizo seco de su preferencia.
1 cebolla grande picada en cuadritos
2 tomates picados en cuadritos
1 diente de ajo triturado
1 cucharada de aceite
Sal y pimienta al gusto.

Preparación:

En un sartén a fuego medio se agrega la cucharada de aceite y el ajo triturado para que se sofrite.
Se agrega la cebolla y en tanto se revuelve con el ajo, se va agregando el chorizo para que se aromatice y suelte un poco de su grasa.
Por último se anexa a los demás ingredientes el tomate en cuadritos y se baja el fuego para que éste suelte sus jugos y se complemente el guiso. Agregar sal y pimienta al gusto
Sirve para acompañar  con arepas o pan tostado.





No hay comentarios.:

Publicar un comentario