miércoles, 30 de diciembre de 2015

AL ESTILO OBRAS PUBLICAS DEL ESTADO… Ponche crema


Agregar leyenda

Pero la navidad venezolana no solo está llena de personas hacendosas que se abocan a las faenas culinarias y decorativas propias de la época. Siempre hay un nutrido grupo que se dedica a colaborar al estilo que en mi época llamaba “el estilo obras públicas del estado”. 

Que como es eso ? Ah sencillo! Cuando en los pueblos iban a reparar una calle, en las cuadrillas de obreros de las gobernaciones, alcaldías o ministerios,  solo dos obreros trabajaban y los demás se dedicaban a mirar. Ese estilo se trasladó a muchos aspectos de la vida; cuando se cocina en diciembre, especialmente las hallacas, muchos miran y critican mientras dos o tres trabajan. Jajajaja

Normalmente se ubican estratégicamente cerca de la mesa de elaboración de las hallacas y piden:

martes, 29 de diciembre de 2015

NAVIDAD SIN ENSALADA DE GALLINA NO ES NAVIDAD… Ensalada de gallina


Imagen: senderosporvenezuela.com.ve

Y es que grandes y pequeños de todo el país esperan Diciembre para comerse su ensaladita de gallina tradicional que es parte del plato navideño. En mis recuerdos existen miles de variaciones de la receta original, que realmente no sé cual es. La receta que a continuación comparto contigo, es la mía, la que a mis hijos, que no son muy comelones de ensaladas, disfrutan y esperan con todo el gusto del mundo.  

Como ya he compartido contigo, la cocina es la mejor manera de despertar la creatividad en quien la ejecuta, y en cada casa el amor entra por aquello que alimenta a la familia. A mi receta básica le puedes agregar manzana, guisantes, celery, hinojo, espárragos, almendras, piña o cualquier cosa que tu paladar te inste a agregar a la mezcla.

EL POLICIA DE LA PLAZA…La hallaca


EL ARBOLITO MAS LINDO DE MIS RECUERDOS!

Pasaban los días posteriores a las vacaciones de agosto y ahí mismo llegaba diciembre. Ahh días hermosos llenos de luces, familia, sabores y regalos!

Una vez más en casa, en esa casa grande de donde salen mis primeros recuerdos. Llegábamos todos los primos del llano y la capital a disfrutar de días de creatividad explosiva. Para ese tiempo las mayores éramos todas preadolescentes, esa etapa de la vida en la que no eres chicha pero tampoco limonada como dicen en mi país.

Como era todo tan sano teníamos la oportunidad de recorrer el pueblo calle arriba y calle abajo sin que hubiese mayor peligro que cuando se atravesaba una avenida. Mi prima Joselyn, la mayor, nos dirigía bien en la creación de obras musicales cuyos temas eran dedicados a cualquier situación preponderante del diciembre correspondiente.