domingo, 28 de junio de 2015

LOS HELADOS DE DOÑA PETRA...helados de coco


En la medida que fue pasando el tiempo de haber llegado a vivir a la calle Ricaurte, mis padres fueron haciendo amigos y con ellos yo también. Quizás no eran los amigos convencionales de una niña de mi edad, sino personas amables que gustaban de compartir con niñitas como yo. Dentro de estos nuevos amigos estaba la querida Doña Petra.

viernes, 26 de junio de 2015

DEJE QUE LA BURRA COJA EL NADO QUE LOS POLLINOS SE AJILAN…tabletas de leche



Esta parte de la historia, puedo contártela con vagos flashes del recuerdo. La vida nos enseña a afrontar los cambios desde que estamos en el calentito vientre de nuestras madres. Esa es la primera mudanza, desde el calor, el amor y la protección de la barriguita de mamá, hacia lo estridente, explosivo y enigmático del nuevo entorno. 

Para unos es más, para otros es menos, pero para todos, el cambio siempre implica reacción y crisis de alguna manera. Hoy te confieso que a mis 40 primaveras no deja de ser igual. Así que si estás hoy en un proceso de mudanza, donde tú y tus hijos o tu familia estén dejando atrás todo lo que aman, ten paciencia, se amable contigo y con ellos que todo llega a su tiempo. Tal vez mi mamá en son de broma te hubiese dicho: -Deje que la burra coja el nado que los pollinos le ajilan. Ese refrán hacía mención a que hay que esperar que las cosas por si solas tomen el rumbo correcto en el tiempo preciso.





Contaría con 6 años, cuando me vi trasladada de mi escondite perfecto bajo la mesa de los pasteles en la casa de mis abuelos, hacia una silla en el medio del patio en la escuela de otra ciudad, como mi primera medida de protesta porque no quería estar ahí. Dios…si lo sé, desde chiquita comencé con las protestas en contra del sistema.

jueves, 25 de junio de 2015

MANOS DILIGENTES, MANOS CARIÑOSAS, MANOS QUE CONSTRUYEN VIDAS.


CIRCULO DE LECTORES/ OSCAR TODTMANN EDITORES

Cada día en casa de mis abuelos, que para ese entonces también era mi casa, se hacía comida para la venta. Tequeños, empanadas, pasteles, tortas, hallacas, quesillos y cuanta exquisitez proveniente de las manos de mis abuelas salían, contribuían al sustento de la familia. Grandes profesionales salieron, producto de muchas horas frente a la mesa larga de preparación de las comidas para la venta, debajo de la que yo me escondía para pillar un quesito de los tequeños o un pedazo de la rica masa. Comer maluco? Yo no sabía que era eso…definitivamente la comida de mamá siempre será la mejor, pero las de las abuelas…esas no tienen comparación.

miércoles, 10 de junio de 2015

MANGO DE HILACHA CARACHA…Jalea de mango verde y Arroz con leche



Pero es que en Semana Santa no todo era finca y parranda, también había procesión, vigilias, rosarios y demás. Para acompañar las tertulias post servicios religiosos, las señoras de las casas ofrecían dulces y caratos para aquellos que las visitasen.

De esas ricas golosinas, recuerdo, porque aún los disfruto, la jalea de mango hecha por Amantina y el arroz con leche junto con dulce de ciruela que eran mis preferidos. Si me servían tres platos, tres platos y más me podía comer.

lunes, 8 de junio de 2015

TODA HORIZONTES, TODA CAMINOS…



Toda horizontes, toda caminos… se intitula el último capítulo de la novela “Doña Bárbara” de Don Rómulo Gallegos, gran escritor venezolano. Es una novela que desde temprana edad marcó mi vida en muchas formas. Por qué?  Será porque desde pequeña transité los correderos de Doña Bárbara y Santos Luzardo, será porque me identifique con Marisela al poder correr descalza entre las dunas de arena de la sabana. Será porque pude ver la pintura de ese llano retratada por Gallegos con mis propios ojos, oler la briza y la palma, oír las aves cantando, y arrullarme con el bramar de las vacas.

sábado, 6 de junio de 2015

LORITO PINTAAO DE AMARILLO VERDE Y COLORAOO…Mermelada de guayaba.





José Lorenzo

Desde que tengo uso de razón, en la casa de mis abuelos maternos en el interior del país, vive un loro hermoso que se llama José Lorenzo. Hoy día, después de analizar la edad del loro, infiero, que tiene dentro de su memoria genética el conocimiento natural de la eterna juventud: las guayabas del patio de la casa.

Si, las guayabas. Ese rico manjar constituye la mayor parte de la alimentación de mi querido animalito, y las saca del gran árbol que aún adorna el centro del patio de la casa familiar, recargando de su aroma y vitaminas a todos los que la visitan.

viernes, 5 de junio de 2015

RESULTA QUE... Orejitas dulces



Resulta que, cuando te hablé de las “orejitas dulces” nuestras, no las de otros países, comencé a buscar para ustedes y para mí, la receta. Pues oh sorpresa!  casi en ningún lado la conseguí. En los recetarios de cocina que son mi herencia, no las vi por ningún lado. Por allaaaaa, en un blog de una Chef evidentemente venezolana de nombre Natalia Lugo, encontré la receta y espero que la puedas saborear.

Recuerda que lo más importante cuando te dispongas a cocinar, no es tanto la pericia con los ingredientes; el puro amor por lo que vas a hacer y el deseo de disfrutar tú con quien compartes la preparación, van a guiarte desde el espíritu a cocinar sabroso y dejar recuerdos gratos en las memorias gustativas de quienes te acompañan. Si lo que no quieres es arriesgarte a pasar pena, porque así somos, prueba con la receta para ti, y luego, cuando la domines, invitas a aquellos a quienes quieras sorprender.

miércoles, 3 de junio de 2015

SABORES DE LA NIÑEZ ( La arepa)


Desde niños en Venezuela, impertinentemente me atrevo a decir, que en todos los hogares de cualquier estrato social, se inicia la comida sólida con masita proveniente de la arepa.
En mi casa no solo comíamos arepa asada, sino también arepitas dulces fritas olorosas a papelón y anís, así como tambien una rica variante que en el llano venezolano la llaman “orejita”.
Que cómo sabe eso?  Te cuento: la arepa es una torta básica de harina de maíz. Se elabora con agua, harina precocida y sal. Una vez lista la mezcla se hacen peloticas que se van aplanando bajo la agilidad de manos diligentes, que las tienden en el budare hasta

HOLA QUE TAL!!!


Caminando por la vida me di cuenta, que cada ser vivo percibe el amor de manera diferente. Unos lo hacen mediante el servicio, otros aprecian las caricias y los gestos, para otros es la compañía la mejor expresión de amor, y así un sinfín de formas variadas, tantas como almas hay. Sin embargo, para todos existe un denominador común: la comida…


Un plato bien preparado nos puede trasladar a la infancia más remota o al amor más avasallante. Puede ser ese catalizador de una pena o la mejor manera de sellar un nuevo comienzo. Puede decir muchos te quiero sin expresar palabra alguna, puede consolar sueños y corazones rotos e impulsar acciones que terminen en grandes sonrisas, muchos abrazos y miles de lindas memorias.