lunes, 21 de septiembre de 2015

BÚSQUELO EN EL DICCIONARIO…Sangría


No importa cuántas generaciones pasen, el conocer bien el vocabulario que se usa y la aplicación de los términos en el diario quehacer de la vida no pasa de moda. Si algún legado tenemos la gente de mi generación, es que nuestros mayores hicieron énfasis en enseñarnos a hablar, pero más importante aún, nos enseñaron a pensar.

Quizás el dicho de muchos de nuestros padres de: “Estudia que esa es la mejor herencia que te voy a dejar”, no estaba tan equivocado como muchos creímos cuando nos lo dijeron.  Los pueblos son libres cuando la gente piensa, y son más libres aun cuando aplican lo que hoy se llama lógica y antes se llamaba sentido común. Serán lo mismo? No lo sé, eso lo dejo para que los especialistas lo discutan.


Lo cierto del caso es que desde muy pequeña fui una muchachita preguntona, y así como yo, también mis primas contemporáneas. Cuando nos reuníamos en las vacaciones de agosto o de diciembre en casa de mis tíos, mi querido tío Nelson ante la pregunta hecha por nosotras sobre el significado de cualquier cosa, levantaba su ceja y con mucha calma nos veía fijamente y nos decía: “Búsquelo en el diccionario, ahí está”.




Guao, era ciertamente exasperante que a uno niño le dijeran eso porque eso implicaba un trabajo tremendo: dejar de jugar; ir a la biblioteca; sacar el diccionario; buscar la palabra cuando uno apenas manejaba el “mataburros” (de esa manera se conoce desde hace mucho tiempo el diccionario); entender lo que decía la definición del termino buscado; guardar el diccionario…uff, me cansé.

Pero gracias a esa forma de estímulo a la investigación temprana, tanto mis primas como yo, comenzamos a tener pensamiento crítico y sentido común desde corta edad. Definitivamente las letras no matan a nadie, más bien liberan.

Así como recuerdo esa frase inolvidable, también recuerdo algo que hacía mi tío para las comidas domingueras que me encantaba desde chiquita y aún hoy es una de mis bebidas favoritas: la sangría.

Con esta receta, que no es la de mi tío, los invito a brindar por todos aquellos seres que en nuestra infancia nos enseñaron a pescar y no nos regalaron el pescado, porque sabiéndolo o no, nos obligaron a ser mejores y  buscar la excelencia. Salud!!!


RECETA ESPAÑOLA DE SANGRÍA
Fuente: http://www.recetasangria.com/



INGREDIENTES:

- Medio litro de gaseosa o soda
- Un litro de vino tinto
- Un par de melocotones frescos
- Una manzana
- Una pera
- Media piña natural
- Dos limones
- Dos naranja
- Una copa de coñac
- Cuatro cucharadas soperas de azúcar
- Nuez moscada


PREPARACIÓN:

Para preparar esta refrescante receta de sangría, sigue los consejos y pasos que ahora mostramos para tener el éxito garantizado. Esta bebida elaborada a base de vino y fruta con mucha tradición en nuestra tierra y también en el país vecino Portugal. La sangría generalmente es una bebida que contiene alcohol pero existen modos de prepararla sin alcohol. Empezamos cogiendo un buen recipiente, echamos el vino tinto, después sacamos el jugo de uno de los limones y lo mezclamos con el vino.

Le añadimos una naranja y un limón, ambos troceados en gajos que puedes partirlos por la mitad para que desprendan mejor su jugo, acto seguido incorporamos toda la fruta picada en dados y mezclamos en el recipiente con el vino tinto, una variedad de vino que procede de las conocidas uvas tintas. Dependiendo del tiempo de envejecimiento al que se someta puede clasificarse como joven, crianza o reserva.

Disolvemos el azúcar en agua caliente para que se derrita un poco e incorporamos al vino, hay que remover para que se mezclen lo mejor posible utilizando una cuchara de buen tamaño o una varilla rígida de las que se usan para hacer cócteles. Por último añadimos el coñac y la nuez moscada y removemos todo muy bien.


Dejamos reposar unas 2 o 3 horas para que la fruta deje todo su sabor. Al servir completamos el vasito de sangría con unos cubitos de hielo y un poco de gaseosa o soda, una bebida muy habitual a la hora de preparar todo tipo de copas. La soda o también llamada como gaseosa es un tipo de agua carbonatada, en la antigüedad se preparaban mezclando limonada con un poco de bicarbonato de sodio. Y ya está todo listo para disfrutar esta receta de sangría.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario