miércoles, 3 de junio de 2015

SABORES DE LA NIÑEZ ( La arepa)


Desde niños en Venezuela, impertinentemente me atrevo a decir, que en todos los hogares de cualquier estrato social, se inicia la comida sólida con masita proveniente de la arepa.
En mi casa no solo comíamos arepa asada, sino también arepitas dulces fritas olorosas a papelón y anís, así como tambien una rica variante que en el llano venezolano la llaman “orejita”.
Que cómo sabe eso?  Te cuento: la arepa es una torta básica de harina de maíz. Se elabora con agua, harina precocida y sal. Una vez lista la mezcla se hacen peloticas que se van aplanando bajo la agilidad de manos diligentes, que las tienden en el budare hasta
que, habiéndose cocido por ambos lados, están listas para ser abiertas y rellenadas con la mayor variedad de complementos creativos que se puedan imaginar: carne o pollo mechados, carne molida, queso blanco llanero, revoltillo de huevo, pernil, jamón y queso, y todo lo que tú puedas imaginar y concebir en tu caprichoso paladar.
Mi mamá me contaba en sus conversas, que ella recordaba con gratísimo cariño, cuando la abuela Amadora le ponía la arepita con mojito de hígado guisado o de pescado guisado. Esas eran estrategias usadas para que los muchachitos de mal comer, se animaran a probar alimentos que los nutrieran. En mi caso, no hubo problema alguno porque yo si comía bien rico!!!
Recuerdo cuando nos llamaban a el desayuno y en la mesa nos ponían frente a unas ricas arepas con mantequilla cremosa y queso blanco rayado; guao! Todo un festín.
Casi puedo sentir cómo se me volvía un sabroso desastre la arepita entre mis manos, y cómo la inquieta mantequilla no se quedaba en su sitio, sino que corría entre mis dedos y casi siempre terminaba en mi ropa. Ops, era un problema, pero nada que los buenos oficios de un pañito mojado, no pudiera resolver.
Las arepitas dulces y las orejitas, eran el premio de la tarde o el broche de oro para el día de estudios y de aventuras de juego en la plaza con los amiguitos o en la casa con las primas.
Con las arepas yo aprendí de niña el arte de disfrutar el comer con las manos. Si, con las manos. No te escandalices, la comida no solo se disfruta con el gusto, el olfato y la vista; también se disfruta con el tacto!
- Uy que espanto, que mala educación. Dirían algunos.
Nooo, algunas veces comer con las manos no es de mala educación.  El amor se percibe de muchas maneras, y como la comida es amor, ella también se aprecia con el tacto.
La que voy a contar a continuación es mi receta, la que utilizo tooodos lo días y con la que he alimentado a mis hijos por más de 20 años. Siéntete libre de experimentar tu propia formula, porque cada sentir es diferente, y aunque no lo creas, los alimentos nos hablan, solo necesitamos escuchar su sutileza y nuestros cuerpos también.   

RECETA BASICA DE AREPA  
INGREDIENTES:
1 ½ taza de harina de maíz precocida
2 tazas de agua
1 cuacharadita de sal
½ cucharada de aceite comestible

UTENSILIOS
Envase para amasar
Plancha de teflón, budare o sartén plano
Espátula para voltear las arepas
Horno (opcional)
Papel de cocina o brocha para untar la plancha de aceite antes de colocar las arepas

PROCEDIMIENTO:
Colocar taza y media de agua en un envase que permita amasar con comodidad, agregar la cucharadita de sal y anexar poco a poco la harina de maíz utilizando el resto del agua, si es preciso. La mezcla debe quedar lo suficientemente suave pero firme, como para formar bolitas de masa del tamaño de la palma de la mano, que vas a ir aplanando de manera uniforme conservando la forma circular.
Para evitar grietas en tu masa, ten un poco de agua que te permita humedecer las manos y seguir dando la forma deseada.
Previamente haz puesto a calentar el budare a llama media y sólo antes de colocar las arepas vas a untar con el aceite el utensilio de cocción, para evitar que el aceite se queme por el calor. Al estar bien caliente, vas a colocar  las bolitas aplanadas e iras supervisando que se cocine bien por un lado hasta que se despegue con facilidad de la plancha, para darle vuelta al otro lado. Tú decides qué tan tostada quieres tu arepa. A nosotros nos gusta bien tostadita.
Hay quienes hornean las arepas después de asarlas solo un poco en la plancha, te aseguro que quedan espectaculares, pero como mi tiempo es limitado, solo me remito al procedimiento original. Budare y listo!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario